Bótox® o Toxina Botulínica

¿Qué es el bótox®?

Lo primero que hay que saber es que Bótox® es el nombre de una de las diversas marcas comerciales que existen de la Toxina Botulínica tipo A. También hay otras marcas de características muy similares: Vistabel®, Azzalure® y Bocouture® entre otras. Lo que ocurre es que al ser la primera marca que se comercializó, todo el mundo cree que el bótox® es lo que siempre se utiliza cuando quiere hacerse un tratamiento con Toxina Botulínica. El Botox® sólo está autorizado para la hiperhidrosis y otros procesos, pero no para la estética. Es importante conocer este hecho y no contribuir a la confusión o a la inexactitud de los términos utilizados.

Por este motivo, nos referiremos a este tratamiento siempre bajo la denominación genérica de Toxina Botulínica en este texto informativo.

botox-barcelona

¿Qué es la Toxina Botulínica?

La Toxina Botulínica es una neurotoxina producida por el bacilo Clostridium Botulinum, responsable del botulismo. Su efecto consiste en disminuir o incluso llegar a paralizar la musculatura, por lo que se ha usado a altas dosis con fines bélicos o de envenenamiento . Sin embargo, aplicado en dosis muy pequeñas puede generar efectos positivos en el cuerpo humano.

En los años 70s se empezó a usar por parte de los neurólogos para el tratamiento de ciertos tics con éxito razonable. Posteriormente, los oftalmólogos la añadieron a su arsenal terapéutico para tratar ciertas patologías como por ejemplo el estrabismo. 

Y en los 90s los doctores Jean y Alistair Carruthers oftalmóloga y dermatólogo canadienses, fueron los primeros en el mundo en darse cuenta de la ausencia de arrugas en los pacientes tratados con Toxina Botulínica por la doctora Jean Carruthers.

A partir de sus observaciones, ambos trabajaron intensamente y en secreto durante dos años y publicaron los hallazgos de su investigación. Comprobaron que es un magnífico tratamiento antienvejecimiento, al conseguir disminuir notablemente las arrugas dinámicas faciales.

¿Cómo funciona la Toxina Botulínica?

Se infiltra una dosis muy pequeña de Toxina Botulínica en el músculo que queremos tratar. 

En realidad, lo que hacemos es el tratamiento de diversos músculos faciales todos ellos relacionados entre si: los corrugadores, el procerus, el frontal y los periorbiculares para, en perfecto equilibrio, conseguir un efecto relajado y de rejuvenecimiento de la mirada. Se hace sin anestesia previa, pues las molestias son mínimas y perfectamente soportables.

En mi opinión no debe ser nunca un planchado total de las arrugas. Se tratan los músculos y no las arrugas, ya que estas son la consecuencia de la contracción excesiva de los mismos. Algo muy importante es que su utilización periódica sirve como prevención de aparición de nuevas arrugas y también para evitar que las que ya se tenían previamente vayan marcándose más.

Así pues, su acción es sobre músculos muy concretos y el dermatólogo que lleva a cabo el tratamiento conoce muy bien como hacer que se mantenga el equilibrio entre ellos buscando siempre un efecto muy natural. Aunque todos tenemos los mismos músculos, su disposición es individual, por lo que cada tratamiento es único para cada paciente.

¿Cuándo se empieza a notar?

A partir del tercer día de haber realizado el tratamiento, poco a poco se va relajando la musculatura. Las arrugas disminuyen, se puede tener cierta sensación temporal de acorchamiento y en un periodo de unos 10 – 15 días se obtiene el efecto deseado.

Es el mejor tratamiento para disminuir las arrugas de expresión del tercio superior de la cara. Es fiable, seguro, flexible y reversible.

¿Cuánto tiempo dura?

Es variable, pues depende de la capacidad de metabolización de la toxina de cada persona, de la dosis administrada y de la pericia en infiltrarlo adecuadamente para la distribución muscular de cada paciente.

Lo más frecuente es que el efecto desaparezca alrededor de los 6 meses. Eso significa que es un tratamiento que debe realizarse solamente dos veces al año.

¿Cuál es la mejor edad para usar Toxina Botulínica?

Este tratamiento debe iniciarse en el momento que las arrugas del entrecejo, frente y perioculares se notan más marcadas. Aunque no se debe pensar en edades exactas por la variabilidad personal de cada paciente, yo recomiendo empezar a partir de los 35 – 40 años. Es muy importante consultar con un dermatólogo de su confianza o del que tenga buenas referencias acerca de su experiencia y profesionalidad para que le asesore como y cuando conseguir los mejores resultados para usted. 

toxina-botulinica-barcelona

Uso de la Toxina Botulínica para el tratamiento de enfermades

En los últimos años se han descrito nuevas aplicaciones de la Toxina Botulínica para las que se va consiguiendo autorización por parte de las autoridades sanitarias. Uno de los problemas más frecuentes que se tratan con Toxina Botulínica es la hiperhidrosis, es decir el exceso de sudor. Si bien es verdad que en palmas y plantas es ciertamente doloroso, las axilas son una localización en la que funciona muy bien y sin apenas dolor. Este tratamiento supone un cambio muy positivo en la vida del paciente afecto de hiperhidrosis.

Dependiendo de la patología para la que se utilice, la dosificación y localización varía.

En ciertos hospitales está autorizado lo que se denomina su uso compasivo para aquellos casos en que no se obtienen buenos resultados con tratamientos convencionales. Por ejemplo, para distonías cervicales, tortícolis espasmódico, cefaleas y migrañas, fisuras anales, sialorrea, pie equino-varo entre otras y poco a poco se van publicando nuevas indicaciones. + info

Mi experiencia de muchos años con Toxina Botulínica

Desde que los doctores Carruthers publicaron sus trabajos de investigación en el año 1990 me interesé en su importantísimo descubrimiento, por lo que decidí ir a conocerlos y aprender de ellos directamente su técnica de aplicación de Toxina Botulínica

Desde entonces han pasado ya muchos años y el tratamiento con Toxina Botulínica ha ido evolucionando en su forma de aplicación mejorando a medida que ha avanzado nuestra experiencia, aunque sus bases en el abordaje de los músculos, siguen siendo las mismas.

En mi experiencia las mujeres son quienes más lo solicitan, aunque cada vez aumenta más el número de hombres interesados en esta técnica de rejuvenecimiento, en una proporción de 8:1. Es la misma distribución en número que en EEUU y el mundo en general. + info

Es el procedimiento más solicitado en el mundo. En el año 2019 sólo en los EEUU se realizaron 7.697.798 de tratamientos, frente a los llevados a cabo en el año 2000 que fueron 786.911. El aumento es considerable y demuestra la gran aceptación de los pacientes en comparación con el resto de los procedimientos cosméticos. El segundo en el ranking son los fillers con ácido halurónico y similares: 2.721.469 en total. 

Creo que la Toxina Botulínica es el mejor tratamiento antienvejecimiento que existe en la actualidad. Si se aplica correctamente previa valoración del estado de las arrugas de cada paciente, ofrece un resultado altamente satisfactorio.

Colaborar en la obtención de la expresión facial positiva y a sentirse mejor con uno mismo por el aumento de la autoestima, ayuda a exteriorizar las emociones internas y a conseguir una mejor calidad de vida de mis pacientes. 

En la consulta de la Doctora Lola Bou de Barcelona, somos especialistas en el tratamiento con Toxina Botulínica, así como de otras patologías relacionadas con la dermatología.