Cáncer cutáneo no melanoma

¿Qué es el cáncer cutáneo no melanoma?

Se engloba bajo el término carcinoma cutáneo no melanoma a los tumores cancerígenos de la piel que son diferentes a los melanomas y que por su importancia y características particulares  se estudian en capítulo aparte de ellos.

Tipos más importantes de este grupo de cáncer cutáneo

Aunque existen diversas lesiones cuyo comportamiento entendemos como cancerígeno, debido a su rareza y relativa poca frecuencia, clásicamente cuando hablamos de cáncer cutáneo no melanoma, nos referimos sobretodo a dos tipos de tumoraciones de características muy distintas entre ellas (aunque evidentemente existen muchos más):

– Carcinoma Basocelular o de células basales

– Carcinoma Espinocelular o escamoso o de células escamosas.

Cancer-de-piel-no-melanoma

¿A quien puede afectar este tipo de cáncer cutáneo? ¿Es frecuente?

El cáncer cutáneo no melanoma es uno de los tumores más frecuentes en el mundo. En España se declararon el último año más de 4.000 melanomas y unos 80.000 casos de cáncer cutáneo no melanoma. 

Según la AEDV (Academia Española de Dermatología) estas cifras tan elevadas constituyen el doble de los tumores cutáneos que existían hace unas tres décadas. + info

Según la AECC (Asociación Española Contra el Cáncer) en el mundo se diagnostican más de 3 millones de casos anuales de cáncer de piel no melanoma.  Y un tercio de los diagnósticos de cáncer en el mundo están localizados en la piel. + info

Existe una relación directa claramente demostrada entre la patología cutánea y los rayos ultravioletas del sol. Aunque también existen otros factores como son la genética y factores hereditarios.

Afortunadamente la casi totalidad de los Carcinomas basocelulares o de células basales diagnosticados se curan totalmente si se tratan de la forma adecuada.

Factores de riesgo

Son múltiples, aunque el más importante es evitable, a pesar de que es muy difícil que la población acepte este hecho.

En efecto, la exposición solar ya sea continuada o bien estacional, es decir durante las vacaciones de verano (en este caso es aún peor), es el factor desencadenante más influyente en su desarrollo. Y peor aún es el someterse a sesiones de rayos UVA en cabinas de estética por seguir la moda de tener la piel bronceada.

Otros factores de riesgo son la edad avanzada, tener un fototipo cutáneo bajo, es decir de piel clara, cabello rubio o pelirrojo y ojos claros, tabaquismo, tratamiento con radioterapia continuado, cicatrices especialmente por quemaduras, antecedentes familiares y algunas enfermedades genéticas como pueden ser el albinismo o el xeroderma pigmentosusm entre otras.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de piel no melanoma?

Son diferentes, dependiendo del tipo de cáncer que sea y de la zona que afecte. El carcinoma basocelular suele empezar como una pequeña lesión, que parece un «granito» que no se cura. Se forma una costra que cae al cabo de poco tiempo y vuelve a empezar el ciclo de costra – caída – costra. Es asintomático, no duele ni pica ni escuece, por lo que los pacientes tardan en consultar al dermatólogo. La mayoría de ellos se localizan en la cara.

Poco a poco con el paso del tiempo, la costra adquiere mayor tamaño hasta que por fin los pacientes se dan cuenta de que no es una lesión normal y acuden a la consulta.

El carcinoma espinocelular o escamoso suele crecer con mayor rapidez y su aspecto costroso o ulcerado hace que los pacientes intuyan que precisa tratamiento.

Suelen aparecer en zonas mucosas, por ejemplo el labio inferior, especialmente en personas fumadoras y sobre cicatrices antiguas de quemaduras.

Las queratosis actínicas son el precáncer más habitual, que si no recibe tratamiento adecuado y se sigue sometiendo a los rayos solares, evolucionarán a cáncer cutáneo. + info .

Tratamiento del cáncer de piel no melanoma

Dependiendo de la localización y de su tamaño se elegirá entre diferentes opciones: aplicación de crema destructora de las lesiones (imiquimod), electrocoagulación, crioterapia, cirugía convencional y cirugía de Mohs (cirugía microscópica controlada).

En general, aunque se definan como cáncer de piel, lo que va a diferenciar las queratosis actinicas y el carcinoma basocelular del resto de lesiones cancerosas, es que no dan metástasis. O sea que difícilmente van a provocar la muerte a quien lo padece. 

La evolución del carcinoma espinocelular o de células escamosas va a depender de su tiempo de evolución, de su localización y de la precocidad de diagnóstico y de tratamiento.

Para evitar la aparición de este tipo de lesiones, los dermatólogos insistimos una y mil veces en explicar que es indispensable utilizar crema de fotoprotección adecuada frente a las radiaciones solares. + info

En la consulta de la Doctora Lola Bou de Barcelona, somos especialistas en el diagnóstico y tratamiento del Cáncer cutáneo así como otras patologías relacionadas con la dermatología.